9 Tips para volver a tu hijo un voraz en la lectura.

La lectura es un proceso básico en el desarrollo del niño. A través de ella se puede conectar con otros, ya sea en un mundo de fantasía o en el mundo real, para conocer otras realidades.

El programa PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) de la OCDE menciona que hoy en día, el objetivo de la educación no es únicamente memorizar información, sino que esos conocimientos adquiridos formen un aprendizaje significativo, de manera que los niños puedan utilizarlos en diferentes situaciones de la vida cotidiana. Por ello la capacidad de acceder, comprender y reflexionar sobre cualquier tipo de información es fundamental para que las personas puedan participar completamente en nuestra sociedad. De ahí la importancia de la lectura que no sólo ayuda a superar la etapa escolar, sino que es esencial para tener éxito en la vida adulta debido a que con la lectura, el niño aumenta su vocabulario, estimula su concentración, accede a fuentes de conocimiento y logra desarrollar la creatividad y expresión.

¿Cómo se desarrolla la lectura?

 

La lectura no sólo consiste en transformar las palabras en sonidos sino que el acto de leer es un proceso más complejo que tiene como finalidad la comprensión.

El proceso se desarrolla en tres pasos:

1. Decodificación: Para empezar a leer, el niño debe reconocer las letras, asociarlas con el sonido que les corresponde y relacionarlas para formar sílabas, palabras y oraciones.  

2. Fluidez: Cuando el niño reconoce las palabras, debe poder leerlas con rapidez, precisión y con una pronunciación apropiada.

3. Comprensión: Por último, una vez que el niño ha desarrollado una lectura fluida, puede dejar de preocuparse por leer y puede centrar su atención en comprender lo que está leyendo. En esta etapa del proceso, el niño usa sus conocimientos previos, su vocabulario y sus experiencias para poder darle un sentido a la lectura.

 

Si un niño no es capaz de identificar las palabras, no comprenderá lo que está leyendo

Es importante que se siga este proceso para la lectura debido a que si un niño no es capaz de identificar las palabras, no podrá llegar a una lectura fluida y por lo tanto no comprenderá un texto.

El proceso de lectura se debe dar poco a poco y de acuerdo a la etapa de desarrollo en la que el niño se encuentra. La mayoría de los niños menores de 6 años no son capaces de leer o escribir, pueden memorizar letras o palabras, pero no alcanzan el proceso de comprensión lectora debido a que algunas funciones cognitivas no están aún desarrolladas al máximo.

Se recomienda que el proceso lecto-escritor comience a partir de los 6 años, aproximadamente, cuando las funciones están más desarrolladas.

 

Factores que influyen en el proceso lector:

  • Naturaleza del texto

La estructura del texto influye en la facilidad o dificultad para leerlo. Por ejemplo, los textos expositivos como los que se encuentran en los libros escolares son mucho más complejos que los narrativos como los que se utilizan en los cuentos.

  • Conocimientos previos

Los conocimientos previos influyen en la capacidad del niño para interpretar lo que lee. Cuando el niño comienza a leer, asocia esos nuevos conocimientos con los que ya poseía por lo que es capaz de compararlos y generar hipótesis al inicio de la lectura.

  • Factores fisiológicos

La capacidad visual y auditiva condicionan el éxito del lector en cuanto a la discriminación en el texto. Es decir, un niño que no ve o no oye bien, tiene mayor dificultad para distinguir los signos gráficos o los sonidos de las letras y esto entorpece su proceso lector.

  • Factores cognitivos

La lectura requiere un esfuerzo cognitivo grande porque hay varias habilidades que el niño tiene que haber desarrollado antes de poder leer. Algunas de estas habilidades son las siguientes:

  • Orientación temporal: El niño debe tener nociones de tiempo y duración para comprender cronológicamente los hechos de las lecturas y la conjugación de tiempos.
  • Lateralidad: Para poder leer de izquierda a derecha es necesario que el niño tenga desarrollada la lateralidad. Generalmente esto se logra entre los 6 y los 7 años.
  • Otras habilidades: Diversas investigaciones mencionan que hay otras habilidades como la memoria a corto y largo plazo, la velocidad de procesamiento, la asociación visual-semántica y la capacidad de diferenciar sonidos (discriminación auditiva) que son determinantes para el éxito en el aprendizaje de la lectura.

 

Métodos de enseñanza de la lectoescritura:

A lo largo del tiempo se han ido desarrollando diversos métodos para enseñar a los niños a leer. Cada uno tiene sus propias ventajas, sin embargo para elegir el más adecuado, hay que fijarse en el idioma y las habilidades del niño.

  • Método alfabético o deletreo:
  1. Cada letra del alfabeto se estudia por su nombre (a, be, ce, de, e, efe, etc.).
  2. Se combinan las consonantes con las vocales para crear sílabas (ba, be, bi, bo, bu, etc.). Las combinaciones permiten crear palabras.
  3. Después se estudian las mayúsculas, minúsculas y acentuación.

En este método se busca comenzar por una lectura mecánica, posteriormente la expresiva (con acentuación, pausas y entonación) y finalmente la comprensión lectora.

  • Método fonético:
  1. Se enseñan las vocales por su sonido usando láminas con dibujos que inicien con esa vocal (ejemplo: a→ árbol).
  2. Se enseñan las consonantes por su sonido usando láminas con dibujos que inicien con esa consonante (ejemplo:m→ mesa) o usando un objeto que produzca ese sonido [(ejemplo: m→ mmmmuuuuu (vaca)].
  3. Cuando las consonantes no se pueden pronunciar solas (ejemplo: c, ch, j, k, etc.) se enseñan en sílabas combinadas con una vocal (ejemplo: ch→ chino).

4.Todas las consonantes que aprendan, se van combinando con las vocales (ejemplo: ma, me, mi, mo, mu).

  1. Se combinan las sílabas conocidas para hacer palabras (ejemplo: ma→ mamá. me, mo→ memo).
  2. Cuando ya se conocen varias palabras se hacen oraciones simples (ejemplo: Mi mamá me ama).
  3. Comienza con la lectura mecánica, expresiva y finaliza con la comprensión.
  • Método silábico:
  1. Se enseñan las vocales
  2. Se enseñan las consonantes
  3. Se combinan las consonantes con las vocales
  4. Se forman palabras con sílabas
  5. Se completan diptongos y triptongos con sílabas
  6. Se aprende a leer y escribir con sílabas (ejemplo: Mi ma-ma me a-ma).

El método comienza con la lectura mecánica, después la expresiva y finaliza con la comprensión.

  • Método global:

Consiste en que el niño reconozca palabras y frases por su imagen, es decir, se puede presentar al niño carteles con palabras que identifiquen cada objeto. Por ejemplo, en sus bancas una estampa con su nombre. En el perchero, un letrero que diga “perchero”, en la mesa un letrero que diga “mesa”. De esta forma, el niño comienza a asociar las palabras globalmente con sus respectivos objetos. Tras muchas repeticiones, son capaces de identificarlos. Entonces ya conociendo la palabra es capaz de reconocer por deducción.

  • Método ecléctico:

Consiste en usar lo mejor de varios métodos para crear uno nuevo dependiendo las necesidades. Sin embargo, se debe tener uno en el cual basarse.

 

Aquí los 9 tips para mejorar la lectura de los niños :

  1. La lectura es un hábito, por lo que si los niños ven a los papás leyendo, se les da el ejemplo de que esta actividad puede ser muy entretenida.
  2. Leer en voz alta: el proceso de lectura comienza aquí para que después pueda leer mentalmente. De esta forma, el niño puede escuchar las palabras y se le puede corregir si presenta algún error.
  3. Se debe recordar el proceso de decodificación, fluidez y comprensión. No hay que presionar al niño, sino permitir que siga su propio ritmo debido a que tal vez no comprende el texto porque está muy ocupado decodificando las letras.
  4. Pedirle al niño que lea una historia y después vuelva a contar la historia con sus propias palabras. De esta forma se fomenta la comprensión.
  5. Leer en pares. Por ejemplo, en una historia con personajes, un niño es un personaje y otro es otro. De esta forma le dan un sentido y forma expresiva a la lectura.
  6. Estimular a los niños a que lean generando un ambiente que lo propicie. Siempre tener libros cerca de los niños de forma que puedan verlos físicamente y los tengan a su disposición.
  7. No imponer la lectura, sino permitir que el niño sea quien se acerque a los textos. Esto se puede lograr teniendo muchos libros que puedan ser del interés del niño a la vista.
  8. Elegir libros de acuerdo a la edad e interés de los niños.
  9. Comentar fragmentos de libros cuando la situación lo amerite.

 

Referencias:

  • Cárdenas, M. (2016). El desarrollo de procesos lectores y escritores en niños de 7 a 8 años. Universidad Cooperativa de Colombia, Bucaramanga. Recuperado en: http://repository.ucc.edu.co/bitstream/ucc/456/1/EL%20DESARROLLO%20DE%20PROCESOS%20LECTORES%20Y%20ESCRITORES%20EN%20NI%C3%91OS%20%20DE%207%20A%208%20A%C3%91OS%20EN%20UN%20INSTITUTO%20DE%20B%C3%81SICA.pdf
  • Fuguet, L. Chacón, P. (2011). Características del proceso lector en el niño con dificultades de aprendizaje: estudio de caso. SciELO, 35 (72). Recuperado en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1010-29142011000100008
  • López, M. Dionisio, J. (2016). Compilación del Método Fónico, Analítico, Sintético (FAS). Aula Fundación Telefónica, Managua. Recuperado en: file:///Users/alexa/Downloads/Compilacion_FAS.pdf
  • Villalón, M. Ziliani, M.E. Viviani, M.J. (2009). Fomento de la Lectura en la Primera Infancia: Programa de Formación de Educadores y/o Técnicos de Centros de Educación Infantil. Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile. Recuperado en: file:///Users/alexa/Downloads/manual_programa_formacion_educadores_nacidos_leer.pdf

 

 

Alexa López

Alexa López Leon es estudiante de pedagogía en la Universidad Panamericana con especial interés en el área de innovación educativa y psicopedagogía.

Share

Leave a reply