¿Aprender a dormir? o ¿Aprender durmiendo?

¿Sabías que nuestro cerebro nos permite aprender mientras dormimos?

Cuando dormimos pareciera que nuestro cuerpo no hace nada mas que descansar. Sin embargo, ocurren muchos procesos fisiológicos en el cerebro que nos permiten, entre otras cosas, aprender.

Pero para entender esto, es necesario aprender algunos datos interesantes sobre el sueño. Primero que nada, el sueño se divide en cuatro etapas, mismas dentro de las cuales se tiene un tipo distinto de sueño.sueño-1

 

¿Cómo funcionan?

Dicho lo anterior, es durante las dos primeras etapas en donde ocurre el sueño ligero; es aquí cuando este logra conciliarse. Sin embargo, aunque resulta fácil despertase dado que este tipo de sueños no son particularmente reparadores ni profundos, estas fases sirven como como puente para pasar a la etapa 3,

La siguiente etapa, suele subdividirse en 3 y 4 , pero en esta ocasión nosotros la consideraremos como la tercera, mientras que a la número cuatro la llamaremos “MOR “ debido a que más adelante describiremos en que consiste cada una. Retomando la etapa 3, básicamente es esta en la que ocurre el sueño profundo, y en donde se logra el descanso físico y muscular.

En cuanto a la cuarta etapa, la MOR o también conocida como REM (por sus siglas en inglés), es en esta en la que comenzamos a soñar; aquí según Carrillo-Moral (2013), “la frecuencia cardiaca y respiratoria se vuelve irregular e incluso pude incrementarse y existe erección espontánea del pene o clítoris”.

Sin embargo, aunque nos encontremos durmiendo, prácticamente la actividad eléctrica de nuestro cerebro es igual a cuando estamos despiertos, solo que una parte de Sistema Nervioso Central (el tallo cerebral) nos mantiene sin conciencia.

sueño-2

Pero sin conciencia… ¿Cómo aprendo?

En la revisión de Carrillo-Mora (2013), se explica que existen dos tipos de memoria: la declarativa y la procedimental. De igual manera, el autor explica que las etapas 1, 2 y 3 favorecen a la memoria declarativa, mientras que la etapa MOR a la procedimental; todo esto a través de la consolidación, la cual, tiene implicaciones relevantes en el aprendizaje.

Lo anterior lleva a la conclusión de que el sueño “no solo tiene un efecto sobre la información aprendida previamente sino que […] también mejora las habilidades diurnas de aprendizaje al día siguiente” (Carrillo-Mora; 2013).

Sumado a lo anterior, también se ha encontrado que la falta de sueño afecta a la “neurogénesis”; es decir, a la formación de nuevas neuronas, lo cual se a comprobado tiene una afectación y disminución en la capacidad de aprendizaje.

Cabe señalar que, los beneficios del sueño en la memoria y el aprendizaje ocurren desde periodos de 6 minutos en adelante y  que las medidas de higiene de sueño son de igual manera cruciales para mejorar la calidad de vida de una persona, ya que esta podrá aprender, recordar y ser más funcional en su vida académica o laboral.

Por otro lado, si bien es cierto que en los niños el sueño es un poco distinto, ellos también atraviesan por estas etapas, sin embargo las implicaciones que tiene el sueño en su aprendizaje resultan sumamente importantes pues su cerebro se encuentra en pleno proceso de crecimiento y formación.

Listo, ahora que ya sabes como funciona y la importancia que tiene el sueño, ¡duerme bien y aprende mucho!

sueño-3

Bibliografía

 Carrillo-Mora, P., Ramírez-Peris, J., & Magaña-Vázquez, K. (2013). Neurobiología del sueño y su importancia: antología para el estudiante universitario. (Spanish). Revista De La Facultad De Medicina De La UNAM, 56(4), 5-15.

Jane Maribel Sánchez
Estudiante de Psicología con especialización en Organizacional en la Universidad Panamericana, el enfoque que me agrada integra la investigación y las neurociencias con el rendimiento laboral y calidad de vida de las personas. Actualmente mi servicio social se relaciona con las neurociencias y su aplicación.

Leave a reply