Economía de fichas para mejorar la educación de los niños

La economía de fichas es una de las estrategias más utilizadas cuando se trata de modificar conductas en un niño. Son fáciles de hacer y de usar y también pueden ser divertidas.

Es una técnica muy sencilla que puede aplicarse en el salón de clases o en casa, su objetivo es instaurar conductas deseables, como hacer que haga los deberes de la casa, la tarea, que juegue menos videojuegos, o alguna otra cosa que sea difícil de cambiar o que no se sepa como manejar.

También sirve para aumentar la motivación y el interés hacia la conducta que se quiere cambiar en el niño.

economia-de-fichas

¿Cómo lo hago?

Es muy sencillo, se trata de  entregar un estímulo (fichas, vales, puntos, estrellas) que actúa de reforzador simbólico,  inmediatamente después de la conducta deseada o que queremos reforzar. Este estímulo se va acumulando por el niño hasta que después de un número establecido previamente pueda cambiarlo por un premio que se acordó con él (dulces, minutos extras en la TV, etc). Te recomendamos seguir los siguientes pasos:

  1. Seleccionar los reforzadores, que se canjearán por las fichas obtenidas.
  2. Identificar las conductas-objetivo del niño, que van a ser reforzadas, la que se quiere cambiar.
  3. Elegir el tipo de fichas (puntos, estrellas, pegatinas) más apropiadas para cada niño/a: en niños más pequeños las pegatinas y estrellas son reforzadores simbólicos muy atractivos, con los niños mayores los puntos tienen mayor poder de motivación.
  4. Especificar las condiciones para poder cambiar las fichas: nº de estímulos necesarios para conseguir el reforzador objetivo.
  5. Elaborar un registro para las fichas donde conste el número de fichas ganadas, canjeadas, extraviadas y ahorradas. Cuando son pequeños el registro debe ser grande (una cartulina), con colores y letras grandes. En cambio los niños mayores, no es necesario que el registro sea tan colorido, pero sí es imprescindible que esté muy bien explicado y ordenado.

 

Recuerda…

Debes pactar con tu hijo todas las condiciones del reforzamiento antes de empezar, invítalo a participar, que dé opiniones sobre cuántas fichas o cuáles son los premios para que lleguen a acuerdos mutuos.

Toma en cuenta la edad y personalidad de tu hijo o hija para que los premios lo motiven.

Asegúrate de que entiende lo que se hará antes de comenzar.

Mariana Yáñez
Estudiante de psicología en la Universidad Panamericana con especial interés en la rehabilitación neuropsicológica en niños. Actualmente estoy realizando servicio social con próxima especialidad en clínica.