¿Cómo establecer límites efectivos en casa?

 

Vivimos en una época en la que los cambios socioculturales nos hacen pensar cada vez más en términos de posibilidades que de límites.

Si bien, desde un punto de vista educativo, sentirse capaz de hacer cosas es importante, también es importante la estructura y contención que brindan los límites, mismos que aprendemos a través de la existencia de reglas, inicialmente en casa y después en la escuela y otros espacios de socialización.

De acuerdo con el Dr. Froylán Calderón Castañeda, miembro de la Asociación Mexicana de Psiquiatría Infantil (AMPI) establecer límites a los niños es importante por las siguientes razones:

  • Ofrecen seguridad
  • Fortalecen su identidad (sentido del “yo”)
  • Desarrollan su manejo de la frustración
  • Favorecen la introyección de normas
  • Brindan un sentido de realidad
  • Les enseñan a convivir y compartir

Crecer sin un sentido de límite es como conducir por una autopista elevada sin ningún tipo de señalamiento, ni barrera protectora. Un límite debe ser precisamente eso: un señalamiento que nos orienta y una barrera protectora que nos mantiene seguros, mientras transitamos el camino del desarrollo personal.

Algunos consejos para establecer límites efectivos en casa son los siguientes:

  1. Al establecer límites, explica siempre su razón de ser

Los niños deben aprender que los límites cumplen una función, que existen para protegernos y para favorecer la convivencia social. Si perciben que las demandas de sus padres tienen sentido se sentirán más cómodos cumpliéndolas que si las perciben como arbitrarias.

La próxima vez que veas a tu hijo acercando sus dedos a una toma de corriente, evita decirle “no hagas eso” y en su lugar prueba decirle lo siguiente “aléjate de esa toma de corriente, si acercas tus dedos te puedes lastimar”.

Si lo ves muy inquieto en una reunión familiar, cambia el “estate quieto” por “ven a sentarte junto a mí, todos estamos sentados porque así podemos vernos unos a otros y platicar”.

  1. Establece reglas consensuadas

Conforme los niños van creciendo, empiezan a ser capaz de cuestionar. Llegado este momento es importante establecer reglas consensuadas.

Dedica una tarde a establecer las reglas. Siéntate con tus hijos frente a un pizarrón o una hoja de rotafolio y elaboren en conjunto un “contrato de convivencia familiar”. Establezcan las reglas en función de lo que es importante para la familia en general.

Puedes empezar preguntándoles cómo les gustaría que fuera la convivencia en casa y qué creen que es necesario para lograrlo, tú también puedes opinar. Cuando encuentren puntos de coincidencia será momento de establecer la regla.

Por ejemplo, si todos queremos pasar tiempo de calidad juntos, una regla puede ser que siempre vamos a comer juntos y que durante la hora de la comida nos mantendremos alejados de la televisión, la tableta y los celulares. Esta regla debe ser aplicable a todos los miembros de la familia.

Buscaba una imagen en la que pareciera que se están estableciendo las reglas, pero no la encontré.

  1. Asegúrate de que las reglas son adecuadas

Para que sean efectivas, las reglas deben ser pocas, apropiadas para la edad de los niños y relativamente fáciles de cumplir. Establecer demasiadas reglas, reglas inapropiadas o reglas muy estrictas, ocasionará a los niños una sensación de exceso de control y frustración, y puede tener un efecto contrario al esperado.

  1. Establece consecuencias lógicas

Toda regla debe ir acompañada de una consecuencia en caso de que no se cumpla. La consecuencia debe ser proporcional a la falta cometida, debe ser lógica y debe ser realista, es decir, debe poder cumplirse fácilmente. Además, para que surta efecto, la  consecuencia debe aplicarse inmediatamente después de que la regla se incumplió.

Pensando en el ejemplo anterior, la consecuencia de traer el celular a la mesa durante el horario de comida puede ser que se le recogerá y que se le entregará al terminar la hora de comer. También se puede anticipar en el reglamento que, si se reincide, entonces el teléfono permanecerá inaccesible por más tiempo la próxima vez.

  1. Mantén las reglas visibles y se firme en su aplicación

Una vez establecidas las reglas y sus consecuencias, es importante mantenerlas a la vista de todos para referirse a ellas y repasarlas cuando alguien incumpla alguna. Si los niños aún son pequeños, vale la pena que las reglas se representen con imágenes y no sólo con palabras.

Toda regla debe cumplirse, por eso es importante que, como ya mencionamos, las reglas sean pocas y fáciles de cumplir, y que las consecuencias sean proporcionales a la falta cometida.

Si una regla no se cumple hay que analizar primero si hay una justificación razonable para que no se haya cumplido, en caso de que no la haya, la consecuencia debe aplicarse.

  1. Revisen y actualicen las reglas cada cierto tiempo

Cuando una regla deja de funcionar o cuando se piensa que hay necesidad de incorporar nuevas reglas, vale la pena sentarse nuevamente a revisar y actualizar el contrato familiar. Durante estas revisiones es importante que te mantengas abierto al diálogo y a la negociación y que enseñes a tus hijos a hacer lo mismo, después de todo, les estás enseñando a convivir.

  1. Enseña que el bienestar y la convivencia son lo más importante

Dicho todo lo anterior, es importante recordar y transmitir a los niños que lo importante no son las reglas, sino el bienestar personal y la convivencia. Recuerda que ser firme no implicar ser inflexible, ni dejar de ser cariñoso con tus hijos.

A fin de cuentas, lo que queremos es que nuestros hijos sean felices, y la educación para la felicidad no se trata de vivir en un mundo de control y límites, sino de disfrutar la vida y de ser capaz de compartir experiencias con otros. Acerca de este tema te dejamos más información en nuestro artículo ¿Cómo educar a los hijos para ser felices?

Descubre nuestra infografía sobre “¿Por qué es importante establecer límites a los niños?”, da clic en la imagen.

limites-casa-niños-efectivos-identidad

Para más información, te recomendamos las siguientes guías:

  • Madrid Salud. Normas y límites. Guía para familias. Disponible en: http://www.madridsalud.es/serviciopad/descargas/normasLimites.pdf
  • Save the children (Junio, 2012) ¿Quién te quiere a ti? Guía para padres y madres. Cómo educar en positivo. Disponible en:

https://www.savethechildren.es/sites/default/files/imce/docs/guia_quien_te_quiere_a_ti_vok.pdf

 

Maira Gutiérrez Moreno

Licenciada en Pedagogía y Maestra en Neuropsicología por la Universidad Panamericana. Especialista en innovación educativa. Ha capacitado y asesorado a docentes, psicólogos y padres de familia en procesos relacionados con el desarrollo personal y el aprendizaje.

Share

Related Posts

Leave a reply