¿Por qué es importante establecer límites a los niños?

¿Qué son los límites?

Los límites son una especie de mapa con el cual se orienta a los niños respecto a lo que deben y no deben hacer.

“La educación implica también establecer límites claros y enseñar a ser independiente”

Nitsch y Schelling, 1998.

Importancia

Los límites en la infancia son necesarios no sólo para marcar el camino por el cual debe conducirse el niño, sino que todas las experiencias que viva durante los primeros años serán la base de su personalidad futura para tomar decisiones. Por tal motivo deben marcarse adecuadamente en conjunto con un estilo parental.

Establecer límites a los niños es una manera de demostrarles amor y preocupación. Con ello se dan cuenta que se les está cuidando.

Sin importar la edad, el niño desea seguir un modelo de conducta para poder orientarse.

Sin límites, se les deja sin modelos de conducta para seguir cuando se presenta una situación conflictiva, entonces sin darnos cuenta les quitamos las herramientas para afrontar la frustración y los volvemos vulnerables.

Es necesario empezar desde los primeros meses porque en esta edad el niño no sabe exigirse lo que tiene que hacer, o negarse lo que no debe hacer. Hay que enseñarle a hacerlo.

El niño necesita que cariñosamente se le marque un criterio y que los padres se mantengan firmes ante él. Ante situaciones que exigen cierto tipo de conductas, para que el niño pueda hacerlas propias, debe ver esa conducta muchas veces por medio del ejemplo de los padres. He ahí la importancia del buen comportamiento de los padres, pues los niños pequeños aprenden por imitación y muchas veces hacen lo que ven.

Estilos parentales

Los estilos parentales son las conductas que los padres tienen hacia los hijos. Estas conductas varían de acuerdo a la cultura en la que se encuentran e influyen en las expectativas que otros tienen sobre ellos.

Tipos de estilos parentales:
  • Estilo autoritario: muy dominante, con alto grado de control. La obediencia es incuestionable y son castigadores. No consideran la opinión o punto de vista de los niños y son muy restrictivos.Los niños obedecen no porque crean que sea lo correcto, si no por miedo. Esto no les permite reflexionar sobre sus acciones por lo que responden más a una autoridad que a la razón.
  • Estilo permisivo: los padres son muy tolerantes. Permiten que sus hijos se expresen con libertad y el nivel de exigencia es bajo. Rara vez ejercen control sobre sus hijos. El estilo permisivo presenta pocos castigos y mucha aceptación. Es decir, se les felicita mucho cuando hacen algo bueno, pero cuando hacen algo que no deberían, no reciben sanción alguna, por lo que los niños pueden crecer pensando que sus acciones negativas no tienen consecuencias.
  • Estilo sobreprotector: existe demasiado cuidado al niño. Son excesivamente complacientes y no tienen control sobre el niño porque a pesar de poner muchas normas, el niño no las interioriza. Evitan el desarrollo del niño al resolver todos sus problemas y privarlos de su independencia.
  • Estilo negligente: no se les felicita por hacer algo bueno pero tampoco se les sanciona por hacer algo malo. Los niños comienzan a actuar impulsivamente porque se da cuenta de que sus acciones no tienen consecuencia alguna y las consecuencias emocionales pueden ser miedo al abandono o baja autoestima.
  • Estilo con autoridad o asertivo: este es el estilo de crianza más equilibrado. Los padres asertivos se involucran mucho con los niños. Tienen un control racional, pero valoran y respetan cuando los hijos participan en la toma de decisiones. Existe el diálogo con los niños haciéndoles comprender el por qué de los límites. Los hijos logran ser independientes y asertivos debido a los límites que se les pusieron. Obedecen a la autoridad, pero bajo un diálogo en el que se explican las razones de por qué debe hacer algo. Se llega a un razonamiento y las justificaciones permiten seguir las reglas. Logran desarrollar autoconfianza y autocontrol.

Los límites deben ser:

  1. Concretos y definidos: deben de ser bien explicados.
  2. Dirigidos a un objetivo: tienen un fin. No son únicamente porque sí, sino porque se busca el bien del niño.
  3. Claros y específicos: cuando se expliquen, el niño y el padre deben comprenderlos.
  4. Sin discursos: no dar sermones. Explicar si es necesario, pero concretamente .
  5. Planteados positivamente: formularlos como “mejor enderézate” en lugar de “no te sientes así”.
  6. Reforzados periódicamente: cuando se hagan bien, darle un reconocimiento al niño para que sepa que hizo bien.

Recomendaciones

  • Buscar un estilo parental asertivo en donde los niños tienen participación, pero existe un modelo de autoridad.
  • Ser muy claro en cuanto a qué se debe hacer y qué no.
  • Si los niños no comprenden el por qué no pueden hacer algo, explicarles tranquilamente.
  • Acentuar lo positivo y no decir no a todo.
  • Ser objetivos y no dejarse llevar por ser sobreprotectores o autoritarios.
  • Se puede dialogar sobre qué consecuencias pueden tener sus acciones.
  • Los límites deberán ir modificándose de acuerdo a la edad del niño.

Para leer más consejos puedes visitar este artículo sobre cómo establecer límites efectivos en casa:  http://towi.com.mx/index.php/establecer-limites-efectivos-casa/

 

Descarga nuestra infografía de cómo poner límites a los niños.

Infografía Límites

Referencias:

  • Aguirre, C (2014) Estilos de socialización parental y el Bullying en estudiantes de cuarto y quinto año de secundaria de la Institución Educativa particular Adventista José Pardo de Cusco, (Tesis de maestría) Universidad Peruana Unión – Lima Perú
  • Navarrete, L. (2011). Estilos de crianza y calidad de vida en padres de preadolescentes que presentan conductas disruptivas en el aula (Tesis de maestría) Universidad del Bio Bio Chillán – Chile. Recuperado de: cybertesis.ubiobio.cl/tesis/2011/navarrete_l/doc/navarrete_l.
  • Nitsch, C. Schelling, C. (1998): Límites a los niños. Cuándo y cómo. Barcelona: Ediciones Médici.
  • Sánchez, A. (2008). Referentes permisivos y conductas tiránicas en los hijos. Revista Iberoamericana de Educación, 6 (46). Recuperado de: https://rieoei.org/historico/deloslectores/2595Asin.pdf
  • Santander, A.B. (2017). Estilos parentales y su relación con el acoso escolar en alumnos del 5to y 6to grado del nivel primario de la institución educativa Adventista Túpac Amaru (Tesis de posgrado). Universidad Peruana Unión, Lima. Recuperado de: http://repositorio.upeu.edu.pe/bitstream/handle/UPEU/848/Ana_Tesis_Maestr%C3%ADa_2017.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Alexa López

Alexa López Leon es estudiante de pedagogía en la Universidad Panamericana con especial interés en el área de innovación educativa y psicopedagogía.

Share

Related Posts

Leave a reply