Mindfulness en el aula

Mindfulness, también conocido como atención plena, es una doctrina filosófica que consiste en percibir al mundo, a uno mismo y al contexto del que se es parte. Por lo tanto, implica estar conscientes de lo que se está haciendo en el presente, dejando de lado la angustia e incertidumbre del pasado y futuro.

Las bases del mindfulness se están utilizando en escuelas para reducir el estrés y propiciar momentos de calma. A partir de ella se han desarrollado una serie de programas educativos cuyo objetivo es el fomentar un crecimiento integral por medio de estas técnicas. Un ejemplo de esto es el programa de PATHS (Promoción de estrategias alternativas del pensamiento) desarrollado por el psicólogo Mark Greenberg, para fortalecer en los niños la inteligencia emocional y una de las estrategias que emplea es la meditación y el enseñarles a reconocer las emociones que están sintiendo en un preciso instante.

Importancia en el aula

La atención plena permite la relajación del cuerpo y mejorar la empatía, la cual es básica para el trabajo en equipo, siendo esta una de las competencias principales que se buscan en el siglo XXI. Otra competencia esencial a desarrollar es la inteligencia emocional. Mediante mindfulness, no se busca reprimir las emociones, sino conocerlas, para entonces saber manejarlas.

Actitudes mindfulness:

Existen actitudes básicas que establece Kabat-Zinn que se pueden enseñar desde pequeños. Algunas de ellas son las siguientes:

  • No juzgar

Se refiere a quitar los prejuicios iniciales como “malo, aburrido, inútil” ante una situación. En mindfulness se deben retirar las etiquetas y actuar de forma objetiva.

  • Paciencia

Hay que aceptar cuando la mente está agitada. De nada sirve negarlo. Es recomendable respetar los procesos y tiempos. No hay que forzar las cosas y hay que estar abiertos a todo disfrutando cada momento.

  • Confianza

Debemos inculcar en los alumnos la confianza en ellos mismos para que puedan confiar en su sabiduría y recursos internos así como en sus decisiones.

  • Compromiso

La atención plena requiere la intención y el compromiso de trabajar en nosotros mismos. Tener la autodisciplina para perseverar en la práctica es esencial para desarrollar la capacidad de estar presentes momento a momento.

 

Algunas técnicas que se pueden utilizar en el aula o en casa:

Antes de comenzar una tarea, sentarse con la espalda recta, cerrar los ojos e inhalar y exhalar profundamente durante dos minutos. El oxígeno es vital para el funcionamiento del cerebro y un cerebro bien oxigenado tiene como consecuencia una mejor concentración. Respirando adecuadamente, además de oxigenarte, puedes esclarecer tu mente.

Antes de un examen, realizar la técnica de respiración, pero con una meditación corta guiada, en la que se le indique a los alumnos que cierren los ojos y se imaginen en un lugar en el que se sientan seguros. Se le comienza a guiar con preguntas y después se le pedirá que comience a enfocarse en cada parte de su cuerpo acompañado de la respiración. De esta forma, el alumno podrá liberar estrés y estará más tranquilo en el examen.

Una técnica muy útil que se debe impulsar en los alumnos es la técnica DROP (detente, respira, observa, procede):

  1. Detente: al hacer esto se busca el pensar y actuar en lugar de reaccionar de manera impulsiva.
  2. Respira: este paso es de vital importancia, pues requiere de un breve espacio en el que sin importar las circunstancias por las que se esté pasando, nos enfoquemos en nosotros mismos y en una acción tan sencilla y elemental como lo es la respiración.
  3. Observa: una vez que se ha llegado a un estado de tranquilidad, es importante ser conscientes de nuestro alrededor, es decir de prestar atención a todas las opciones que están a nuestro alrededor, pues probablemente el problema del cual no veíamos solución alguna tiene una respuesta sencilla la cual no habíamos visto debido a que estábamos en un estado de agitación.
  4. Procede: Al haber hecho los pasos anteriores, tendremos una noción más clara de la situación en la que estamos y podremos actuar siendo plenamente conscientes de nuestros sentimientos.

Recomendaciones:

  • Debe realizarse en un lugar tranquilo para que no existan distractores
  • En niños pequeños, se recomienda realizar las actividades unos 5 minutos. Para los mayores, pueden ser 10 minutos promedio.
  • Se puede preguntar al final de la actividad su experiencia con el ejercicio

Hay que recordar que se busca pasar del modo hacer al modo ser:

Es importante que el alumno pueda desarrollarse adecuadamente por lo cual mindfulness es una gran herramienta para que pueda llegar a una atención plena, inhibiendo respuestas no adecuadas por medio de la liberación de estrés y aclarando la mente.

Referencias:

Adaptado de Kabat-Zinn J. (2003). Vivir con plenitud las crisis. Barcelona, Kairós.

Santachita, A. (2015) Mindfulness en perspectiva, en Revista especializada en Neuropsicología 35(127).

Imagen de Corazón Educacional

Alexa López
Alexa López Leon es estudiante de pedagogía en la Universidad Panamericana con especial interés en el área de innovación educativa y psicopedagogía.
Share

Leave a reply