Pequeños políglotas

Share

Aprender nuevos idiomas puede representar un reto, una tarea ardua pero sin duda, divertida.
En términos de aprendizaje, un nuevo idioma promueve la generación de conexiones en nuestro cerebro, sin embargo, existen otras razones para tomar en consideración el aprender un nuevo idioma, aquí te las platicamos.

EL SEGUNDO IDIOMA

En un Meta-análisis, los especialistas Díaz-Sánchez y Álvarez-Pérez, estudiaron el efecto que tiene un segundo idioma sobre la lengua materna, ante lo cual concluyeron que “la adquisición de un segundo idioma siempre va a estar mediatizada por los esquemas ya establecidos del primer idioma y que existen aspectos neurobiológicos que subyacen a algunos mecanismos de interferencia y a la adquisición de un segundo lenguaje.”

UNA TAREA CADA VEZ MÁS SENCILLA

Según Ramírez, un especialista del tema, el hallazgo anterior indica que el aprender nuevas estructuras gramáticas, facilitará la asimilación de los siguientes idiomas a estudiar, sobre todo si estos son parecidos a los que ya se han aprendido pues “mientras más similares sean los idiomas, los mecanismos neurales subyacentes facilitan la transferencia del uno al otro.”
Al respecto, Ramírez evaluó a través de un estudio longitudinal, el desempeño de los niños en el aprendizaje y los relacionó con sus habilidades lingüísticas y bilingüísticas.
“El estudio reveló que el vocabulario, velocidad de nombrar y tareas fluidas predicen el desempeño lector a finales de la etapa escolar”, lo cual, tiene una repercusión a lo largo de la vida del sujeto en el aprendizaje.

Finalmente, luego de leer los párrafos anteriores, se podría decir que aprender un idioma es una tarea no tan complicada que puede ayudarnos a ampliar nuestro panorama y conocer nuevas culturas y mundos.
¡No le quites a tu pequeño la oportunidad de adquirir un nuevo idioma! Si aún no sabes cual elegir, te sugerimos optar por aquellos idiomas similares o provenientes de la misma raíz del español: el italiano, francés, portugués y rumano; por otro lado, si tu pequeño también sabe inglés pero quieres incluir otro idioma, el alemán u holandés son buenas alternativas.

Bibliografía
Ramírez, Y. (2014). Predicadores neuropsicológicos de las habilidades académicas. (Spanish) Cuadernos De Neuropsicología, 8(2), 155-170. doi: 10.7714/cnps/8.2.202
Díaz-Sanchez, G., & Álvarz-Pérz, H. J. (2013). Neurociencia y bilingüismo: efecto del primer idioma. (Spanish). Educación y Educadores, 16(2), 209-228.

Share

Leave a reply