Seis consejos para lograr que los niños duerman bien

El sueño es esencial para la salud y el desarrollo de los niños. La calidad del sueño tiene un gran impacto en el rendimiento en múltiples actividades cotidianas.

En concreto, se ha estudiado que la falta de sueño tiene efectos negativos sobre procesos tales como la atención, la memoria, la toma de decisiones y el estado de ánimo (Carillo, Ramírez y Magaña, 2013).

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos “los niños que duermen lo suficiente funcionan mejor y son menos propensos a problemas de comportamiento e irritabilidad”.

La misma fundación recomienda que los niños entre 5 y 12 años duerman entre 10 y 11 horas por noche, aunque las necesidades de sueño pueden variar de un niño a otro.

Una buena calidad del sueño implica no sólo dormir suficientes horas, sino también, que el sueño sea reparador, es decir, que al despertar el niño se sienta descansado y con energía, y que esta energía no se agote en las primeras horas del día.

Si tu hijo se queja de cansancio durante el día o si lo ves agotado y sin energía, es posible que no esté durmiendo bien.

Algunas recomendaciones para promover el buen descanso de tu hijo durante la noche son las siguientes:

  1. Asegúrate de que la habitación del niño se mantenga a una temperatura agradable, y que la cantidad de luz y ruido sea la mínima posible.
  2. Acostumbra a tu hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, aún durante los fines de semana.
  3. Limita el tiempo de uso del celular, la tableta y otras pantallas. Evita que tu hijo las use un par de horas antes de acostarse. La luz que emiten estas pantallas interfiere con la capacidad de conciliar el sueño y mantenerse dormido.
  4. Procura que tu hijo sólo use la cama para dormir. La idea es que al momento en que se acueste su cuerpo se empiece a preparar espontáneamente para descansar. Si tu hijo acostumbra a ver la televisión o a hacer la tarea en la cama, será difícil que logre hacer la asociación entre irse a la cama y dormir.
  5. Evita darle bebidas que contengan cafeína (café, algunas variedades de té, chocolate y bebidas de cola) después de las 2 de la tarde.
  6. Si tu hijo no logra conciliar el sueño en 15 minutos, o si se despierta y no se puede volver a dormir en ese tiempo, aconséjale que se levante y realice una actividad relajante hasta que sienta sueño nuevamente. 

Si detectas que a pesar de estar siguiendo estas recomendaciones tu hijo no duerme bien, es importante acudas con un especialista, pues los problemas de sueño pueden tener muy diversas causas, entre ellas estrés y problemas emocionales que hay que detectar y atender de manera temprana.

 

Referencias:

Carrillo, P., Ramírez, J. y Magaña, K. (Jul-Ago, 2013) Neurobiología del sueño y su importancia: antología para el estudiante universitario. Revista de la Facultad de Medicina. UNAM. Vol. 56. No. 4.

National Sleep Foundation (s/f) Los niños y el sueño. Disponible en:  https://sleepfoundation.org/los-ni%C3%B1os-y-el-sue%C3%B1o

Santana, R. (s/f). Consejos para una adecuada higiene del dormir. Especialista de la Clínica de trastornos del sueño, UNAM.

Share

Leave a reply